Buscar este blog


Mostrando las entradas con la etiqueta culturas. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta culturas. Mostrar todas las entradas

17 de abril de 2016

Los hombres que hablaban con tambores, Las culturas que escribieron en el aire

tambores-de-osha
Imagen de Referencia
Cuando se habla de los pueblos Africanos, por regla general se parte del prejuicio. Se dice que eran atrasados por un montón de cosas. Que si eran semi-nómadas, que si no cultivaban trigo en formas importantes, que si no tenían escritura.

El asunto aquí es que cuando se habla de una cultura siempre es injusto compararla con otra en términos de adelanto y de atraso, las culturas, como los humanos de los que ellas emanan son diferentes e incomparables. Estas comparaciones nunca son gratuitas, y siempre tienen finalidades políticas. Por ejemplo, Europa utilizó estas comparaciones para crearse el discurso de que sus ocupaciones eran de hecho piadosas en tanto llevaban la civilización a donde no existía.

Los antropólogos del siglo XIX incluso llegaron a clasificar a los seres humanos en tres categorías dependiendo de cuanto se parecían al Europeo moderno. Por ejemplo: Si se hablaba de un pueblo que tenía pocas o ninguna regla aparente para los encuentros sexuales se hablaba de salvajes, o si los pueblos tenían estas reglas pero no escribían con un alfabeto entonces se hablaba de barbaros y obvio en Europa estaba el hombre civilizado.

Fruto de estas ideas Euro centristas se tiene la falsa idea de que la ausencia de escritura en culturas como los Yoruba o los Bantúes, de las cuales descienden las religiones que practicamos, son de hecho un sinónimo de atraso. La verdad de las cosas es que los pueblos del África nunca escribieron porque en realidad nunca necesitaron hacerlo, ellos, encontraron una forma de comunicación absolutamente increíble que tiene ventajas que la escritura no presenta. El secreto que se esconde detrás de la ausencia de escritura de las culturas Africanas es por completo mucho mas asombroso de lo que la mayoría se imagina.

Antes de explicarte cómo es que funciona ese secreto de comunicación, me voy a permitir explicarte algo sobre las lenguas africanas.

La inmensa mayoría de las lenguas hablaron los pueblos Africanos antes de la conquista Europea, son de hecho descendientes de un idioma que los linguistas llaman proto-bantú.

Sería largo y tedioso explicar toda la expansión Bantú, pero lo que sí es importante señalar es que la expansión de los pueblos hablantes del proto-bantú consiguió no solo que se adoptara en gran parte del continente tecnologías como la fundición del hierro sino que, además las lenguas que estuvieron en contacto con su zona de influencia adoptaran una modalidad tonal.

¿Qué significa que una lengua sea tonal? Decir que una lengua es tonal quiere decir que si se dice una palabra en esa lengua en donde una de las silabas se pronuncia en tono agudo y luego se vuelve a decir la misma palabra pero en un tono mas grave el significado de la palabra es completamente diferente. O sea, si se emite una secuencia de sonidos en un tono o en otro se tienen significados diferentes. Lo interesante aquí es que menos de la mitad de los idiomas del mundo tienen esta característica, y de esos, la mayoría se hablan en Africa.

Para poder aprender un idioma tonal se requiere una capacidad que en general solo tienen los niños que se llama oído absoluto. El oído absoluto se trata de poder distinguir un tono de otros sin ninguna clase de referente. Ellos lo usan para poder aprender a hablar, pero con el tiempo esta capacidad se pierde en términos generales. Sin embargo, en el caso de los hablantes de idiomas tonales el oído absoluto se mantiene a lo largo de toda la vida.

Para los hablantes de un idioma europeo como el español que no es una lengua tonal es prácticamente imposible entonces aprender un idioma de tipo tonal, esto debido a que no tienen el oído absoluto. Piensa en eso la próxima vez que te encuentres a un fantoche que te quiera impresionar diciendo que habla al 100% el “idioma yoruba”, que es por cierto una rama del protobantú denominada Kwa.
¿Qué tiene que ver esta breve lección de lingüística con la no escritura de los pueblos Africanos?
Los instrumentos de percusión son instrumentos musicales alrededor del mundo, pero en Africa el tambor es más que un instrumento musical, en África el tambor siempre habla.

Los tambores, las trompetas y los instrumentos de cuerda pueden repiquetearse en distintos tonos y en ciertos casos pueden emular a un lenguaje de tipo tonal. Debido a esta situación los tambores no son solo instrumentos estéticos sino que son instrumentos de comunicación y en consecuencia son sagrados.

Este tipo de lenguaje completamente desconocido para los Europeos fue utilizado en muchas ocasiones para enviar mensajes vedados a los oídos Europeos. Se tienen datos de que en el Nuevo Mundo, numerosas fugas fueron de hecho cubiertas con tambores. Las fugas se hacían aprovechando las fiestas que el amo permitía hacer.  En el momento acordado el sonar de los tambores aumentaba de forma violenta cubriendo el sonido que pudieran hacer los que huían y además el sonar de los mismos, daba a los fugitivos instrucciones y mensajes para asegurar el buen desenlace de la huida.
En tiempos de revueltas y alzamientos los tambores también se utilizaron como una forma de comunicación rápida entre hacienda y hacienda. Este tipo de comunicación consiguió por ejemplo que que 14 de agosto de 1791 en Haití, Dutti Boukman lograra convocar a todos los exclavos de las plantaciones cercanas al “bosque de los caimanes” para masacrar esa misma noche y todos juntos a los amos que dormían esto fue el inicio de la revolución Haitiana, país que por cierto fue el primero en levantarse en armas de toda la América colonizada. A esta noche se le conoce como la noche de Bois Caimán.

Obviamente los europeos terminaron aterrorizados por la capacidad de comunicación que tenían aquellos hombres cuya cultura nunca alcanzaron a entender, y hubo muchos intentos de legislación para prohibir el uso de los tambores argumentando que propiciaban bailes indecentes, que eran ruidosos y que exaltaban los ánimos alterando la paz.

Sin embargo el tambor no queda acotado a esta utilidad, en nuestras religiones, donde hay tambor hay baile y donde hay baile hay mito. La historia no escrita de los pueblos Africanos no se encuentra en bibliotecas o en papiros, se halla en mensajes cifrados en los ritmos de los instrumentos de percusión pero también, en los pasos de los bailes que se ejecutan.

Cuando se baila, en una ceremonia, se recrean los mitos de creación de las distintas religiones y se traen al presente. Un ejemplo de ello podría ser cuando un hijo de Oggún es sacado del monte por una hija de Oshún. Entonces, el mito no necesita ser registrado en ninguna parte, se halla grabado en el imaginario colectivo y se recrea en la ceremonia religiosa.

El lenguaje del tambor es pues, la reproducción inmediata y natural de la historia de los pueblos pero también de su propia lengua. Es una especie de escritura no escrita que en lugar de estar dirigida a la vista se encuentra dirigida al oído de quien tiene la habilidad para reconocerla. Así como el niño occidental debe ir a la escuela para aprender a ver figuras graficas en un cuaderno y poderlo convertir a ideas, antaño, el niño Africano debía aprender a captar, distinguir e interpretar los signos acústicos de los tambores.

La ausencia de escritura de los pueblos Africanos no es entonces una desventaja como muchas personas podrían llegar a suponer, es de hecho el secreto de una forma de comunicación rica, que ayudó en su momento a salvar muchas culturas y muchos modos de ver el mundo.

5y5 k1ll3r