Buscar este blog


Mostrando las entradas con la etiqueta esu. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta esu. Mostrar todas las entradas

13 de enero de 2017

¿Quien es Èsù?

esu-eshu-irunmole
Èsù: Es un Irúnmólè (ser celestial) no es satanas. Se cree que durante la creación, Olódùmàrè uso un comando conocido como "Ase" para realizar sus tareas. La réplica de este Ase, conocido como "Ado Isubi-Isure" es dado a Èsù Odara. Esto es el Ase que Èsù sigue utilizando hasta hoy y seguirá utilizando por siempre. La importancia de este "Ado Isubi-Isure" es que si alguien quiere hacer cualquier cosa, buena o mala, sin la aprobación de Esu Odara, no se puede lograr. Esta es la razón por la cual algunas personas son de la creencia errónea de que Èsù es el opositor, Satanás o el Diablo. Esto está lejos de la verdad, de hecho, el concepto de Satanás o el Diablo no existe en la tradición de Ifá. El hecho es que los seres humanos fueron creados por Olódùmàrè, y dada la oportunidad de usar su discreción o libre albedrío, este es el criterio para elegir entre el bien y el mal y en el cual todos los seres humanos basan sus juicios. Es también este criterio de elegir entre el bien y el mal que los seres humanos usan antes de obtener la aprobación de Èsù .

Por lo tanto, los seres humanos no son "empujados" a hacer nada, porque todos nuestros discursos y hechos son producto de lo que hemos deliberado de antemano. Es lo que concluimos y lo que se crea en nuestra mente que hace que Èsù lo apruebe, bueno o malo, y se manifieste.

Èsù es también es el intermediario entre Olódùmàrè y los seres humanos, Èsù es igualmente el intermediario entre los seres humanos, los Irúnmólè y Òrìsà. No hay Irúnmólè u Òrìsà sin el acompañamiento de Èsù. Se sabe que Òrúnmìlà es su mejor amigo. Por otra parte, Èsù es el Irúnmólè que lleva todos los ebo que se ofrecen para cualquier propósito, esta es la razón por la cual Esu es indispensable en las actividades del día a día del hombre y de Òrìsà. Esu es un líder y aborrece ser relegado al asiento de atrás, por eso el Santuario de Èsù está siempre colocado en el frente de todos Irúnmólè y Òrìsà o en frente de una casa y nunca en la parte de atrás.

Símbolos de Èsù
Òrúnmìlà e Ifá son representados con Ìkín, la Semilla Sagrada de la Palma, cuentas de Otùtú, Ìkóké, Òpèlè y demás. Cuentas conocidas como Eré Garrote o bastón conocido como Kùnmò Èsù Piedra conocida como Yangí Ropa roja y negra Cuchillo, que es curvo conocido como Òbe Èsù Algunas veces dos imágenes talladas hechas de madera v Ojúbo (altar) El altar de Èsù está siempre frente a la casa, nunca dentro ni atrás de la casa. Normalmente, la capilla no está cubierta. v Materiales de alimentación Nueces de cola Nuez amarga Agua Aceite de palma Licor Paloma Gallo Macho cabrio Perro Rata Pescado Guisado de harina de yuca Guisado de maíz (Èko) Ave de guinea Cerdo

     Tabúes
Aceite de semilla de palma Los animales matados para Èsú deben de ser consumidos fuera. Mientras se alimenta, no se deben decir malas palabras.



Èsù, también llamado Eshu, Essu o Exu, es quizá la más compleja y difícil de comprender de las divinidades de origen yoruba.

Según algunos estudiosos, la etimología de la palabra Essu proviene de la palabra E su, la esfera, o esfera, queriendo denotar mediante esta palabra el poder de observar y saber todo.

Algunas fuentes lo postulan como uno de los Orishas más antiguos, haciéndolo hijo de Obàtàlá, otros de Ossanla y Yemoya y otros directamente de Olorun. Incluso puede suponerse que en él se sincretisan varios otros dioses, mucho más antiguos que el panteón yoruba incluso. Representa el principio energético del universo, su mutabilidad. Es el dueño de todos los caminos, las encrucijadas y las puertas (tanto terrenales como astrales) y cumple funciones de mensajero dentro del panteón yoruba. A él le corresponde todas las primicias, es el primero en recibir las ofrendas y el encargado de fiscalizar los ritos.

Es, además, quien pone a prueba a los hombres, tentándolos.

Es un dios engañoso, bromista, pendenciero.

Dentro de sus manifestaciones, caminos o Djinas, mencionaremos a Eleggba o Elegua, Lana, Lode, Bara (nombre este por el que es conocido en gran parte de América), tiriri (el que hace temblar).

En América, los esclavos tuvieron que esconder sus dioses detrás de las figuras de santos católicos, asimilándolos a estos en lo que suele llamarse sincretismo; así, Èsù tomo el nombre de Bara, la más benigna e inocente de sus manifestaciones, dado que Essu era tomado por el amo blanco como una forma del demonio. Bara, entonces, fue asociado a la figura de San Cayetano.

Èsù es también patrono de la fertilidad masculina y en América, principalmente en Brasil, Uruguay y Argentina, se celebra su fiesta el día 13 de junio.