Mostrando las entradas con la etiqueta la corona de obatala. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta la corona de obatala. Mostrar todas las entradas

26 de noviembre de 2016

La corona de Obatala

la-corona-de-obatala
Un día que Shangó estaba pasando una mala situación se encontró con Elegguá  contándole como se encontraba. A lo que Elegguá dijo: que él iba a ver a Obatalá para ver si lo ayudaba a remediar su situación.

Cuando Elegguá vio a Obatalá le dijo:-  Baba “Shangó está muy mal y necesita que lo ayude a lo que Obatalá respondió que trajera a Shangó. Cuando Shangó llegó a presencia de Obatalá éste le dijo: te voy a ayudar para que te encamines acto seguido, se quitó la capa de dos colores que tenía color blanco y rojo,  la corona que tenía puesta, le prestó su caballo. También le dio una torre de ori y le dijo: Ve a recorrer los pueblos que vas con mi bendición.

Así lo hizo Shangó y salió con el caballo de Obatalá vendiendo por los pueblos manteca de cacao. En su recorrido, llegó a un pueblo situado en tierra yeza. Donde había una mujer que gobernaba allí, al entrar en el pueblo, Shangó vestido muy vistosamente,  con la capa de Obatalá el caballo y la corona puesta. Todos allí creyeron estar en presencia de un rey,  por lo cual al llegar al oído de la reina. Ésta también salió a recibir al nuevo rey.

Shango al ver esta mujer tan linda se quedó impresionado por su belleza y al verlo mirándola tan fijamente, la reina se arrodilló delante de Shangó, este se bajó del caballo y le dijo: Eso no puede ser,  él que tiene que arrodillarse delante de usted soy yo. Y entonces, se le cayó la corona, cuando se arrodilló a lo que Oshún que era la reina, se quitó su corona y se la puso. A lo que Shangó le puso a ella la corona de Obatalá y logrando así el matrimonio estos dos santos.

Shango se instaló en el palacio comenzando a gobernar a aquel pueblo y pasado un tiempo, Obatalá estaba en situación precaria acordándose del beneficio que le había proporcionado a Shangó. Llamó a Elegguá y le dijo: “Ve a donde esta Shangó y cuéntale la situación que estoy atravesando, a ver si me ayuda”.

Elegguá llegó a donde estaba Shangó y le contó por lo que estaba atravesando Obatalá a lo que Shangó le contestó: Yo tengo muchos problemas de estado. Obatalá sabe las preocupaciones que esto trae, por lo tanto, yo no puedo atender a nadie. Cuando Elegguá le dio la contesta que Shangó le dio a Ayaguna se enfureció y lleno de soberbia irrumpió en el palacio cantándole esto a Shangó: 'Ayaguna bario letu letu pami ogue miasho'.

Después de cantar esto y decirle mal agradecido en distintas ocasiones le dijo: mientras el mundo sea mundo tus hijos se tengan que coronar otra vez tendrás que contar conmigo.

 

Santeria Media Digital ©
Todos los derechos Reservados. 
San Cristobal, Táchira, Venezuela 5001