Buscar este blog

Mostrando las entradas con la etiqueta orunmila. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta orunmila. Mostrar todas las entradas

5 de mayo de 2017

ORUNMILA DETERMINA EL ÁNGEL DE LA GUARDA

orula-determina-angel-de-la-guarda
Hace tiempo en la tierra donde vivían los orishas, Obbatalá era el gobernador. Sin embargo, hubo una rebelión porque los demás santos determinaban el ángel de la guarda con caracoles. Cada uno con el suyo y así transcurría la vida, pero Obbatalá miraba a los aleyos (el que aun no ha hecho santo) con su caracol porque era el obá (rey) de aquellas tierras.

Un día, Changó comenzó a notar que Obbatalá tenía más hijos que los otros orishas. Por eso convocó a una reunión y les contó lo que pensaba sobre el asunto. También les pidió su parecer y estos le dieron la razón. Al final se pusieron de acuerdo para ir a casa de Obbatalá y reclamarle, porque en su casa nunca salía un hijo de otro santo que no fuera él.

Hasta la casa de Obbatalá fueron los orishas, pero entre ellos existía temor de que los castigara. Por este motivo, ninguno quería hablar con él personalmente. Entonces Chango dijo: «Yo hablaré con Babá», y acto seguido lo respaldaron Oshún y Oggún.

Cuando llegaron a casa de Obbatalá, este sintió el alboroto y salió: « ¿A qué vienen todos?», preguntó. Entonces Changó se adelanto y le dijo: «Mire Babá, nosotros estamos aquí porque queremos saber por qué cuando usted registra un aleyo y determina el ángel de la guarda, no salimos como dueños de ninguna de esas cabezas».

Obbatalá le dijo a Changó: «Lo que pasa es que en mi casa yo lo determino así». Entonces Changó dijo: «Bueno Babá, eso no es legal, mejor vamos para casa de Orunmila para que nos diga cómo resolvemos este problema», y Obbatalá accedió: «Está bien. To iban eshu (que así sea). Ustedes tienen razón, porque Orunmila no hace santo, o sea, no va a ninguna cabeza de ser humano por mandato de Olofin y ustedes desconfían de mí, pero yo también desconfió de ustedes. Por eso, mientras exista el mundo, Orunmila determinará el ángel de la guarda de cada uno de los seres humanos, ya que él es imparcial. To iban eshu».

De esta manera quedó establecido que por medio de Orunmila se determina el ángel de la guarda de cada persona. Este patakí nace en el oddun osa-roso.

Fuente

2 de abril de 2017

Sabes lo que paso el día que los Orishas se mofaron de Orunmila

orishas
El puesto que tiene Orunmila ha tenido que ganárselo a pulso, en muchas ocasiones le ha tocado demostrar su sabiduría, en esta ocasión te comparto un pataki que reposa en el signo Iwori Meyi

Una vez todos los santos se reunieron y fueron a casa de orunmila a preguntarle como el vivía y que clase de trabajo el hacía, orunmila le contesto, que todo él lo allanaba en su tablero y su irofa, los santos se mofaron de orunmila, y ellos fueron a ver si era verdad lo que el decía y que lo comprobara.

Eshu que había oído el relato dirigido contra una persona de la calle y dicha persona se enfermó. Eshu le aviso a orunmila del caso y le dijo lo que tenía que hacer. Y los santos no veían a eshu cuando entraba a hablar a orunmila.

Los santos buscaron a orunmila para la cura y el enfermo que estaba tan grave se curó y se salvó. Todos los santos comieron y bebieron de lo que orunmila gano y quedaron convencidos de la palabra de este. To iban eshu.

Si tomamos en cuenta que Orunmila fue puesto a la cabeza del mundo por encima de los Orishas, esta es una posición que no fue tomada de buen modo por los santos, quienes en múltiples ocasiones, trataron de demostrar que el poder de Orula no era tal, sin embargo en todas las oportunidades, la palabra de Ifa demostró con hechos su veracidad y poder sobre esta tierra.

Esta situación se mantiene latente en nuestros días, cuando en muchas casas de santo, pretenden desconocer la necesidad de la presencia de Ifa en algunos rituales, pero por mandato de Olofi, el culto a Ifa tiene su lugar firme en esta tierra y no es opcional su presencia.

Por lo tanto, si queremos ser buenos religiosos, debemos siempre dar su lugar a Orula, así tengamos que probar con varios de sus hijos, porque la situación con los hijos de orula, es harina de otro costal.

Fuente: Iworos

14 de marzo de 2017

Patakí: Osún Y Orúnmila

ozun-orula
Osún vivía junto a olofin y este le dio la virtud de guardar la salud de todos los hijos de olofin en la tierra. osún se puso en camino y fue a casa de orúnmila, viviendo como un guardián de orúnmila y de sus hijos. orúnmila era cazador y todas las mañanas cuando el salia de caza se arrodillaba delante de osun y le rezaba: 'osún layere ni ifa osún tiki tiki kashoro shangó awo omó osa meta ire abiku'.

Entonces el cogia una eyele y se la daba a comer a osun y se la llevaba asada para el monte y la dejaba al pie de igui moruro y cogia de ese ewe para ebbomisi.

En una de esas veces que el iba de caceria, sus hijos que eran tres, aprovechan la ida de orúnmila y van por simple curiosidad a ver que cosa tenia osún como secreto, lo cualellos al abrir a osun, este los mata a los tres.

Cuando orunmila llega se da cuenta de lo sucedido y comienza a implorarle a osun para que salvara a sus tres hijos, entonces orúnmila cogió una eyele, una adie, opolopo oti y se la da a osún cantando:

 'baba ilashe baba lashe iba osún agaga lario osún layenifa'.

Entonces osún le devuelve la vida a los hijos de awo omó osa meta, pero con la condición de que para abrirlo había que darle una eyele.

Nota: por eso un awó ní orumílá cuando va abrir osún tiene que darle dos eyele.

Orishas En Monagas

3 de octubre de 2016

PATAKI donde ORUNMILA maldice el caracol

pataki-donde-orunmila-maldice-el-caracol
Orunmila con el Opkele y las semillas sagradas; ambos tenían muchos seguidores y eran muy populares como pareja, pues solucionaban los problemas de ese pueblo.

Un día Orunmila tuvo necesidad de viajar a un lugar alejado del pueblo donde vivía con Yemayá, pues debía atender a un enfermo.

Orunmila emprendió el camino con su Ifá y sus instrumentos de adivinación, pero cuando caminaba ya alejado de su pueblo, vio a una joven mujer que con un ánfora en la cabeza se cruzó en su camino y desapareció en el bosque; Orunmila la siguió porque quedó embelesado por el movimiento de la cintura de la jovén mujer, la cual llegó al río sin percatarse de que Orunmila la seguía; ella llenó su ánfora con el agua del río y luego se desnudo para refrescarse en las aguas, y una vez adentro se sumergió y cuando salió nuevamente a la superficie, vio a Orunmila parado en la orilla al lado de sus ropas; ella le coqueteo y lo invitó a bañarse en el río, Orunmila hipnotizado por su belleza le obedeció y se desnudó entrando al río y allí hicieron el amor.

Orunmila regresó a su pueblo y junto a su mujer, pero ya su carácter no era el mismo, se volvió taciturno, pues pensaba a menudo en la hermosa jovén.

Yemayá notó enseguida el cambio de su esposo y decidió interrogar al cielo mediante el caracol, el cual le reveló lo que había pasado durante el viaje.

Yemayá en un arranque de furia por la traición de su marido, tomó sus ropas y su Ifá y lo lanzó a la calle y cuando Orunmila le recriminó, ella le espetó en la cara lo que el caracol le había revelado. Orunmila recogió su Ifá, se lo ató a la cintura y se alejó por el camino maldiciendo al caracol por haberlo delatado.

Yemayá tomó venganza desprestigiando a Orunmila, a todos les contaba sobre el marido infiel que había tenido, por ello la mayoría del pueblo ya no acudía a Orunmila, y con el tiempo ni siquiera notaron su falta, pues todo lo resolvía Yemayá con su caracol.
Orunmila vagó por los caminos y los pueblos cercanos y lejanos, ofreciendo sus consultas con Ifá, las cuales disminuyeron significativamente porque ya se había regado su infidelidad por todos los caminos.

Con el pasar del tiempo, Orunmila descuido su aspecto, perdió peso por el hambre, su ropa estaba raida por el uso, lucía una barba muy larga y desaliñada, vivía al pie de un árbol muy frondoso, donde sentado en su estera rogaba por el pasar de los viajeros para adivinarles y tener para comer.

Habían pasado ya doce años, desde que Yemayá lo había botado de su lar, y una tarde donde Orunmila dormitaba en su estera, una hermosa señora ataviada con ricas ropas, finas joyas y escoltada por dos soldados, lo despertó para que le adivinara.

Orunmila no la reconoció al principio, pero le dijo durante la consulta que aunque todo lo tenía, no había conseguido olvidar a un hombre que la había amado en un río y por ello todos los hombres que se le acercaban para cortejarla, ella los manejaba a su antojo y luego los desechaba.

La mujer miró fijamente a Orunmila y descubrío que detrás del mendigo estaba el hombre que la había amado en el río, ella enseguida le reveló que era Oshun y que lo había buscado deseperadamente después que se tornó próspera adivinando con el caracol.

Orunmila en un principio se negó a ir  ella a su morada, pues le contó como había maldecido al caracol por delatarlo; ella le explicó que el caracol traía prosperidad pues siempre decía la verdad, que debía reconocer su falta al ocultarle la verdad a Yemayá.

Orunmila se vio a si mismo y el estado al que había llegado por maldecir al caracol, y como la fortuna le sonreía de nuevo se fue con Oshun para vivir con ella, pero para que no se repitiera la historia, Orunmila le realizó la ceremonia de apeterví ayafá a Oshun, donde ambos juraron fidelidad y no traicionarse jamás.

Así ambos vivieron felices y el caracol e Ifá de nuevo convivieron juntos, trayendo de nuevo la prosperidad a Orunmila.

10 de septiembre de 2016

Los hijos de orunmila

Los-hijos-de-orunmila
Apataki de iwori-mejí

Al principio del mundo orunmila vivía en Aldo inle con sus 8 hijos y el empleaba su tiempo y su sabiduría en organizar la sociedad humana y sentar sus bases. El también le enseño a sus discípulos el secreto de la adivinación, pero al igual que los otros orishas cuando el termino su misión, se retiro al cielo.

El decidió volver a orun por motivo de una disputa que ocurrió entre el más pequeño de sus hijos y el, este se llamaba ologo.

Un día le invito a sus 8 hijos a celebrar una ceremonia importante para awede, cada uno de ellos al llegar se arrodillaba delante de orunmila y lo saludaba: iboru, como signo de obediencia y respeto, pero cuando le toco el turno a ologo, este se quedo parado y no se quiso arrodi llar y saludar igual que sus hermanos mayores, y dijo: como Ud. me corono rey siendo mi padre, yo no puedo degradarme inclinándome delante de nadie. Orunmila al oír esto, se entristeció y volvió al cielo.

Inmediatamente después de la partida de orunmila la tierra cayó en un gran caos y confusión. El ciclo de fertilidad y regeneración tanto en la naturaleza como en los humanos sufrió un colapso. La sociedad humana se movió peligrosa mente rumbo a la anarquía y al desorden, donde cada cosa en la tierra marchaba hacia su inminente y segura destrucción.

Todos estaban confusos e inseguros en la tierra y comenzaron un día a arrodillarse y a rogarle a orunmila y a awede de esta forma: 'aboñu abi omo agano towo alabosun akurun adide akere modo awe owu irawe atogbe omo kuni ni ide obini ori ashe ere omo ishu kueni ota awado tape ogbo ere oyu opolopo owo kuakuakuapansile adie osha mi aponobe sile emure muye awede mabe ni orunmila wagbe.'

Todos lloraban y le rogaban a orunmila y a awede porque en la tierra hacia mucho tiempo que no había paz y el semen de los humanos se secaba en sus testículos y las mujeres mantenían la menstruación y entonces ellos decidieron ir a orun y persuadir a su padre orunmila para que retornara a la tierra.

Sus 8 hijos fueron al cielo y allí estaba su padre al pie de una palmera muy coposa y tenía en sus manos 16 cabezas de marfil con 16 semillas de aquella palmera y cuando llegaron tuvieron que pedir permiso pues aquella tierra era de ogbe tua. Cuando entraron en la tierra de ogbe tua se arrodillaron delante de orunmila y le rogaron que regresara con ellos a la tierra, pero él no quiso y les dijo: pongan sus manos y les entrego 16 semillas de aquellas a cada uno, donde les decía: 'beba adele beba fowo oni eni te mabinubeba adele beba fayani eni te mabinu beba gbogbo ate eba feni laye enite mabinu'.

Entonces les dijo, yo no bajare mas, pero ustedes usaran estas 16 semillas llamadas ikines para adivinar, pues ellas serán la misma representación mía en la tierra.

Desde entonces ellos utilizaron los ikines para adivinar con orunmila. Este les dijo que ellos tenían que tener viviendo a awede al lado de ellos para que este cuidara su ifa y les dio las 16 leri de marfil para que se las pusiera a awede y este acompaño desde entonces a ifa iwori meyi y ogbe tua.

Nota: awede lleva un agboran a caballo que se carga con: Ero, obi kola, osun, polvo de oro, pelusa de ikin, eku, eya, awado, hierbas de ozain y encima del plato un awofaka. Esto vive al pie de orunmila.

3 de septiembre de 2016

La Deuda de Orula

+orula
Desde hacía algún tiempo, Orula tenía una deuda con Shangó. Casi todos los días el dueño del rayo y el trueno pasaba por casa del viejo, para ver si ya estaba en disposición de pagarle.

–Todavía no, Shangó –le decía Orula–, son pocos los clientes y casi no me alcanza para comer.

Cansado de las promesas vanas del adivino, Shangó cortó ramas de álamo y cerró el camino que conducía al ilé de Orula.

Al otro día, varias personas que deseaban ver su suerte buscaron infructuosamente el camino que los conduciría al lugar.

Así pasó durante casi una semana. Hasta que al fin Orula, sospechando que su falta de suerte estaba ligada a la deuda que tenía con Shangó, se decidió a pagar lo que debía y desde ese momento sus asuntos mejoraron

6 de agosto de 2016

#Pataki: ORULA CONQUISTA A OSHUN

Pataki-ORULA-CONQUISTA-A-OSHUN
La muchacha más linda de la región era Yeyé. Todos le decían: “Cásate conmigo”, pero no respondía, se sonreía y caminaba con esa gracia en las caderas que sólo ella tiene. Era tal el acoso, que su madre le dijo un día a los enamorados: “Mi hija tiene un nombre secreto que nadie conoce. El que lo averigüe, será su esposo.”

Uno de los enamorados era Orula u Orunmila, el dios de los oráculos. En esta oportunidad él no podía averiguar cómo se llamaba la linda muchacha. Entonces le pidió ayuda a Eleguá y le dijo: “Averigua el nombre de la muchacha que tiene rotos los corazones de los hombres. Sólo tú, que eres tan hábil, puedes conseguirlo.”

Disfrazado unas veces de viejo, otras de niño y hasta fingiéndose dormido, Eleguá estaba siempre cerca de la casa de Oshún, procurando averiguar cuál era el nombre. Como la paciencia tiene su recompensa, un día la madre, que jamás decía el nombre en voz alta, la llamó diciéndole: “Ven acá, Oshún.” Eleguá oyó el nombre y se dijo: “Oshún es su nombre secreto.”

Sin pérdida de tiempo, se reunió con Orúnmila y le contó lo que había sucedido. Aquel, que ya por esa época era un babalawo muy respetado, fue a donde estaba la madre de la muchacha y cuando estuvo reunido con las dos, dijo: “Vas a ser mi esposa, porque sé tu nombre: te llamas Oshún.”

28 de julio de 2016

#Pataki: Por no creer en orunmila perdió toda sus riquezas.

Pataki-Por-no-creer-en-orunmila-perdió-toda-sus-riquezas
Una vez un rey de una rica comarca se dirigió a casa de orunmila a fin de saber algo sobre la vida de su hijo.

Orunmila le hizo osode viéndole este oddun de ifa, mandándole al rey a que le trajera a su hijo para hacerle ebbo porque de no ser así, el rey pasaría por grandes dificultades y su hijo igualmente.
El rey le pregunto a orunmila que cuales eran las dificultades podían tener siendo el tan poderoso, marchándose de casa de orunmila acto seguido.

Una vez el hijo del rey salió del castillo y empezó a caminar por la ciudad, viendo en el patio de una casa una hermosa mata de cerezo lleno de frutas.

En dicho patio en el fondo se encontraba un señor en sus quehaceres. El niño entro en el patio y subió a la mata para coger las frutas, sin pedir permiso, y cuando quiso bajar no pudo, y cuando quiso hablar tampoco pudo.

Así paso un gran rato, por lo cual el rey al notar su ausencia, mando a uno de sus vasallos a que lo buscara y lo trajera.

El criado pasó por dicho patio y vio al niño encaramado en la mata y entro sin pedir permiso a buscarlo. Al llegar debajo de la mata se quedo también paralizado.
En estas condiciones transcurrió largo tiempo, trayendo como consecuencia la preocupación del rey, el cual se decidió a salir a buscarlo personalmente.

Al pasar el rey cerca del mencionado patio, vio a su hijo en la mata y a su criado bajo el árbol, dirigiéndose intrigado hacia el patio, pidiéndole permiso al señor que estaba en el fondo para pasar.
cuando el rey entro al patio, tomo una silla sobre la cual se sentó, llamado a su criado el cual le respondió que no podía moverse, ni él ni su hijo, por razones descocidas.

Por tales motivos el rey llamo al señor que estaba en el patio el cual vino hacia el rey, preguntándole que era lo que él deseaba. El rey le manifestó que lo que él deseaba era que su hijo bajara de la mata. El señor del patio le contesto que su hijo había entrado al patio y se había subido a la mata sin permiso por lo cual para bajar de la mata e irse para su casa debería pagar derechos que consistían en entregarle parte de sus tierras y propiedades del rey.

El rey accedió y acto seguido dicho señor pronunciando unas palabras mágicas, le devolvió el habla y los movimientos al niño, bajando este de la mata y corriendo hacia su padre. Después de ocurrido esto el rey le pregunto a aquel precipitado señor del patio, que por que el criado no podía caminar todavía, y el señor le contesto que porque el criado no había pagado ningún derecho todavía, entonces el rey le pregunto que cuales derechos debería pagar por el criado, contestándole el señor:
Tierras.

El rey accedió también y aquel señor volvió a repetir aquellas palabras mágicas, recuperando el criado inmediatamente sus movimientos, se dirigió hacia el rey y a su hijo.
Al ver el rey a su hijo y a su criado a su lado le dio las gracias al señor y se dispuso a marcharse con su hijo y con su criado. Pero cual no sería la sorpresa del monarca al querer levantarse y no poder.
En estas condiciones se dirigió nuevamente al señor preguntándole los motivos por los cuales se veía imposibilitado de levantarse. A lo cual le contesto el señor: usted me ha pedido permiso para entrar en el patio pero no para sentarse en mi silla, por lo cual tiene que pagar un derecho. El rey el pregunto que cual era ese derecho y el señor le respondió que para levantarse de la silla el debería entregarle su corona. Viéndose el rey obligado a entregarle su corona.

Perdiendo el rey sus tierras y su corona, por no oír los consejos de orunmila. Cayendo él en manos de un gran ozainista por culpa de su hijo y haciéndose rico el dueño del patio que era un ozainista residente de dicho pueblo.

17 de junio de 2016

Pataki: la razon por la cual a eshu-elegua se le reconoce como principe

eshu-eleggua-principe-pluma-pacto-pataki-con-orula
Era un tiempo que Orula andaba de ambulante, no era ni tenia trabajo, ni dinero, ni casa. Tenia una situación bastante precaria; pero andando los días, se encontró  con  un señor  que se llamaba  Biaguona,  haciéndole  gracias  a distintos señores que estaban reunidos en un lugar apartado del pueblo. Orula se detuvo a contemplar aquel espectáculo y veía como alguno se alejaban disgustados, mientra otros le tiraban monedas a aquel individuo, grotesco para unos y gracioso  para otros. También  observaba  Orumila,  como en ves de tirarles monedas, había en el grupo quienes le daban de comer platanitos, bollitos. Orumila en ese instante pensó en relacionarse y hacer amistad con el, si podía y así lo hizo y logro su propósito.

Entonces, después de conocerse, salieron juntos caminando y Orumila empezó a  contarle  a  Biaguona,  que  no  era  otro  que  Elegua,  su  mala  situación; entonces Biaguona se compadeció de el y pensó en ayudarle. Por otra parte Eleggua también le contaba su odisea de su vida a Orumila. Este oía con resignación y no decía nada, solo pensando en que no tenia ninguna formula para aliviar su situación, comprendiendo además que Eleggua si tenia resuelta su vida, por cuanto antes lo vio ganar dinero y comida; el pensaba todo esto, pero no se atrevía a hablar, entonces Biaguona lo comprendió todo y le dijo:-Orumila,  ¿Por que no vamos a donde Olofi para que este nos trace una pauta a seguir? Eleggua podía por si solo resolver el problema de Orumila, pero tenia miedo de hacer un pacto a espalda de Olofi y que Orumila lo traicionara, entonces decidió llevarlo a donde estaba Olofi.

Puesto de acuerdo, llegaron juntos delante de Olofi e hicieron un pacto de ayuda mutua, sin orgullo ni traiciones. Resulto que comenzaron a trabajar juntos, Eleggua en la esquina y Orumila en su suntuoso palacio que contaba con dos plantas. Eleggua enviaba a los Aleyos que encontraba para que el lo consultara e indicara Ebbo. De esta manera Orumila llego a conquistar fama y fortuna.

De acuerdo con el pacto, Orumila debía mandarle a Eleggua todos los días la comida a la esquina, lugar que este no podía abandonar.

Orumila no se daba abasto con la gran cantidad de personas que Eleggua mandaba para registrar y dando el excesivo trabajo que tenia Orumila, no le mandaba la comida a Eleggua con regularidad.

Asimismo, se iba enorgulleciendo y llenándose de vanidad con lo que ganaba y la fama que había adquirido, y uno de esos días que Eleggua tenia mucha hambre con uno de los señores que el recomendó a Orumila, le envío un recado diciéndole que ya era hora de comer y que tenia hambre. El Aleyo se alegro grandemente de ser portador de ese recado porque de esa manera se le facilitaba mejor ver a Orumila, y entonces este le contesto: Si es verdad. Ese es mi criado.

Después que el Aleyo hubo de registrarse, fue donde estaba Eleggua y se pusieron a conversar de distintos tópicos y entre otras cosas, Eleggua le dijo que Orumila y el eran socios, expresión esta que le causo gran asombro al Aleyo, ya que Orumila le había dicho que Eleggua era su criado. Entonces el Aleyo le confeso que Orumila le había manifestado el era su criado.

Disgustado Eleggua con el proceder de Orumila, no le mando mas Aleyos a registrar,  y  es  mas,  cuando  alguien  le  preguntaba  por  el  hombre  que consultaba, el le indicaba otro lugar.

Pasaban los días y los Aleyos ya no acudían a registrarse, hasta el extremo que hubo días que no fue ningún  Aleyo a consultar  a Orumila.  Debido a esta situación, creada por la actitud de Eleggua, Orumila tuvo que bajar del palacio a preguntarle a Eleggua que ocurría, ya que los Aleyos no subían al palacio a registrarse. Y este le respondió, que si el conocía a alguien que pudiera vivir sin comer. Orumila no hizo la menor objeción y trato de arreglarse de la mejor manera con Eleggua, cosas que logro a medias.

Entonces Orumila, creyendo que Eleggua estaba conforme con lo nuevamente convenido, intento marcharse para el palacio y Eleggua le dijo:-Tenemos que volver donde Olofi para garantizar este nuevo pacto.

Fueron donde Olofi y a este le causo extrañeza lo narrado por Eleggua. Y no pudiendo Orumila alegar ninguna razón, entonces Olofi dice: Queda roto el pacto que hicieron.-Eleggua dijo.-Si señor.

Acto seguido. Orumila le da cuenta a Olofi de los términos del nuevo pacto que habían concertado.

Oída la conversación de Orumila, Olofi le pregunto a Eleggua si aceptaba, y este le dijo que si, pero con una condición, que Orumila reconozca que el es un príncipe y no un criado, y para que no se le olvide jamás, Eleggua llevara la insignia de una pluma de loro en la cabeza que distinga como tal. Esta es la pluma de loro que llevan todos los Eleggua hechos de masa, hasta hoy en día.

Enseñanza: Nunca pactes con Eleggua algo que no estés dispuesto a cumplir, el te recordara de una u otra forma que debes pagarle lo que has ofrecido.